Entradas

Bulto en la encía

La aparición de un bulto en la encía puede deberse a muy diferentes causas, destacando el fibroma y la fístula, pudiendo producirse cada uno de ellos por diferentes causas que vamos a analizar a continuación.

El fibroma

Se trata de un pequeño bulto de gran dureza que aparece en la encía, y se caracteriza por ser generalmente de forma redonda.

El fibroma es una afección benigna que se puede producir por distintas razones, entre las que destacan el hecho de que el paciente se muerda el labio, o incluso si existe una prótesis dental que roza en la zona.

Es importante destacar que el fibroma no se produce a partir de una infección.

Este bulto en la encía no suele dar demasiados problemas, ya que si no se toca no se suele irritar ni tampoco duele, pero para solucionarlo, tu dentista en Badajoz deberá proceder a su extirpación.

Además, una vez eliminado el fibroma, es muy importante averiguar la causa por la que se ha producido, con el objetivo de prevenir que se vuelva a formar.

Es decir, si se debe a que el paciente se muerde el labio, deberá cambiar este hábito, mientras que en el caso de que se haya generado por una prótesis que roza, se deberá corregir lo antes posible.

La fístula que produce bulto en la encía

Se conoce como fístula a una pequeña abertura que se produce en la encía, a través de la cual sale pus que se ha formado a partir de una infección.

La fístula se puede producir por cuatro causas principales que son:

  • Higiene deficiente: una mala higiene bucodental puede dar lugar a una excesiva acumulación de bacterias que pueden desembocar en una infección.
  • Caries: al producirse una carie, pueden dar lugar a la inflamación de la encía, debido a la acumulación de bacterias en la raíz de la pieza dental.
  • Endodoncia problemática: es muy importante garantizar la higiene bucal durante y después de la endodoncia, evitando así la entrada de bacterias que pueden desembocar en una infección.
  • Muelas del juicio: cuando salen los cordales, si hay una mala posición o hacen un excesivo daño a la encía, puede dar lugar a una infección. Esto es más habitual si no existe una buena higiene bucodental.
Los síntomas de la gingivitis

Síntomas de la gingivitis

La gingivitis es una enfermedad de las encías que, si bien reviste escasa gravedad y es más frecuente de los que creemos, presenta síntomas molestos.

La gingivitis y sus síntomas

  • Inflamación: la zona de la encía que bordea los dientes se hincha y adquiere un intenso tono rojo. En algunos casos, el color que adquieren puede llegar incluso a ser violáceo.
  • Sangrado: las encías sangran con facilidad cuando te cepillas los dientes o ante el contacto del hilo dental.
  • Retracción: las encías se retraen y una mayor parte del diente, incluso a veces hasta el comienzo de la raíz, queda visible.
  • Mal aliento: al producirse una separación entre las encías y los dientes, aumenta la acumulación de bacterias, lo cual genera mal aliento.

¿Es posible revertir el daño ocasionado por la gingivitis?

Siempre y cuando se la pueda tratar a tiempo, sí. Por lo que recomendamos a nuestros pacientes, ante la más mínima sospecha acudir a nuestra clinica dental en Badajoz.

En cambio, cuando la gingivitis no es tratada en tiempo y forma, lo más probable es que devenga en una periodontitis, la cual es la fase más avanzada de la gingivitis y puede derivar en la pérdida de piezas dentales.

La gingivitis puede responder a enfermedades sistémicas

Si bien existen causas relacionadas a los malos hábitos que generan gingivitis, tal como la presencia de placa dental debido a la mala higiene bucal, cuando la inflamación es crónica puede ser una alerta de la existencia de enfermedades como:

  • Enfermedad respiratoria
  • Enfermedad arterial
  • Artritis reumatoide
  • Diabetes

Síntomas de la gingivitis ulcerativa necrotizante

Cuando la gingivitis se presenta de forma grave, adquiere el nombre de gingivitis ulcerativa necrotizante o boca de trinchera. En este caso, los síntomas son:

  • Úlceras en las encías
  • Sangrado en las encías
  • Infecciones
  • Dolores

Las causas de esta modalidad de la enfermedad es la mala alimentación y las condiciones de vida poco favorables de los países en vía de desarrollo.

¿Qué es la fractura radicular?

Las fracturas radicuares o fractura de la raíz del diente, son las secuelas de un traumatismo dental.

Su aparición es poco frecunete, tan solo entre el 0%, el 5% y el 1% de todas los casos.

Las fracturas radiculares son lesiones complejas que suelen afectar al maxilar superior. Estas fracturas pueden afectar áreas como la pulpa o el nervio dentario, el ligamento periodontal, la dentina y el cemento.

Síntomas de la fractura radicular

La señal de que tiene una fractura de raíz es el dolor que siente el paciente al masticar. Es importante comentar que las fracturas radiculares son más frecuentes en los dientes permanentes, por ejemplo en pacientes entre 12 y 21 años. También pueden afectar a los dientes de leche, especialmente en niños de 3 a 4 años.

Consecuencias de la aparición de fracturas radiculares

Algunas secuelas de la fractura radicular son las siguientes:

  1. Cicatrices con tejido calcificado: aquí las radiografías muestran una línea discontinua, pero los fragmentos están realmente en contacto.
  2. Reparación del tejido conectivo proximal: en este caso las radiografías muestran que los fragmentos están separados por líneas finas y los bordes de los fragmentos son redondos.
  3. Cicatrización que incluye hueso proximal y tejido conectivo: en este caso, la radiografía muestra que los fragmentos están separados por el puente óseo.
  4. Tejido inflamatorio proximal sin reparación: en este cuarto y último caso, las radiografías presentan que la línea de fractura se ha ensanchado.

Finalmente, recuerde que si la fractura radicular no se trata a tiempo en su clínica dental, puede ocasionar problemas bucales e infecciones mayores, lo que provocará dificultades en el tratamiento y posterior tratamiento.

Bruxismo: Síntomas y tratamiento

Antes de comenzar debemos saber que, más del 70% de los españoles sufren bruxismo.

Tengamos en cuenta que se asocia este hábito involuntario diurno o nocturno de apretar los dientes hasta hacerlos rechinar, con el estrés y la ansiedad.

Lo primero que debemos saber es que la mayoría de gente que sufre bruxismo no lo sabe. En épocas de crisis económicas, con mayor estrés laboral, esta patología aumenta.

Síntomas del Bruxismo

Entre los síntomas más habituales del estrés encontramos los dolores de cabeza, problemas de estómago, musculares y, como ya hemos dicho, el rechinar de dientes. Estrés y salud, no van de la mano.

El bruxismo afecta de igual manera a hombres y mujeres, y no distingue entre niños y adultos.

Principales consecuencias del bruxismo

Debemos señalar que las consecuencias del bruxismo son malas para la salud.

El hecho de que los dientes choquen de manera anómala, los desgata de forma excesiva, y provoca una sobrecarga en los tejidos que soporta el diente, llegando incluso a causar la movilidad de los dientes y causar la pérdida de este a medio plazo.

Este mal hábito puede ocasionar:

  • dolor en los oídos,
  • daños en la mandíbula,
  • problemas en la alineación
  • y mal estado de la dentadura.
  • Pero, también, predisposición a sufrir caries y traumatismos de las encías.

Prevención y diagnóstico precoz del bruxismo

El bruxismo es una disfunción del sistema nervioso central, por lo que no se erradica. Es un acto involuntario, por lo que muchas personas no se dan cuenta hasta que lo han desarrollado.

Algo tan sencillo, como realizar revisiones periódicas con nuestro dentista en Badajoz, nos ayudaría a tener un diagnóstico precoz.

Tratamiento del Bruxismo

Los tratamiento utilizados para al bruxismo son:

  •  Férula de descarga para proteger los dientes de la presión, se consiguen buenos resultados.
  • Para los casos que se encuentren más avanzados, se puede proceder a la rehabilitación total con coronas, que se emplean para sustituir los tejidos dentales desgastados y devolver un funcionamiento biomecánico óptimo a nuestra boca.
  • Toxina botulínica Tipo A.